La Triple Corona del Senderismo en Estados Unidos.

Para los amantes del senderismo Estados Unidos puede llegar a ser el paraíso. El país destaca por la gran cantidad y variedad de espacios naturales y zonas protegidas. Cuenta por ejemplo con algunos de los parques nacionales más famosos del mundo como Yellowstone y Yosemite. Los caminos y senderos suelen estar señalizados y bien cuidados. Entre esos senderos destacan tres, que por su longitud, belleza e historia son conocidos como la Triple Corona del Senderismo en Estados Unidos.

Estos tres caminos son: el Sendero de los Apalaches, el Pacific Crest Trail y el Continental Divide Trail. Juntos suman unos 12.700 kilómetros de longitud, atravesando la nación y recorriendo todo tipo de paisajes: bosques, desiertos, cordilleras… Miles de personas intentan completar alguno de ellos cada año y convertirse así en uno de los llamados thru-hikers.

Sendero de los Apalaches.

  • Longitud: 3500 kilómetros.
  • Estados: Georgia, Carolina del Norte, Tennessee, Virginia, West Virginia, Maryland, Pennsylvania, Nueva Jersey, Nueva York, Connecticut, Massachusetts, Vermont, New Hampshire, Maine.

El Sendero de los Apalaches o Appalachian Trail (AT) es el más famoso de los tres que componen la Triple Corona y actualmente unos dos millones de personas al año realizan algún tramo.

Fue terminado en 1937 tras más de una decada de trabajos y se extiende a lo largo de aproximádamente 3.500 kms, entre Springer Mountain, Georgia y el Monte Katahdin, en el estado de Maine. La mayoría de senderistas lo realiza de sur a norte para aprovechar las mejores condiciones climáticas, ya que hay que tener en cuenta se suele tardar unos 6 meses en completarlo.

El sendero discurre a lo largo de la cadena montañosa de los Apalaches, que le da nombre y lo hace casi en su totalidad por zonas de naturaleza salvaje. Se adentra en parques nacionales como el de las Great Smoky Mountins o el Shenandoah y en algunos puntos alcanza una altitud de unos 2.000 metros.

Existen más de 250 refugios a lo largo del AT (se puede incluso completar sin necesidad de tienda de campaña) y el acceso al agua potable es relativamente sencillo. Al estar bastante transitado es muy habitual hacer parte del sendero acompañado de gente que vas conociendo por el camino.

A lo largo del AT podemos contemplar paisajes y ecosistemas muy variados. Aún es posible disfrutar de algunos bosques prácticamente vírgenes. Además si tenemos suerte podremos observar alces, ciervos, zorros, linces, águilas e incluso osos negros.

Está muy bien señalizado y en su conservación trabajan cientos de voluntarios todos los años. Una característica franja vertical de color blanco es la más habitual para indicar el camino correcto.

El Sendero de los Apalaches aparece en la película Un paseo por el bosque, basada en el libro de Bill Bryson.

Pacific Crest Trail.

  • Longitud: 4300 kilómetros.
  • Estados: California, Oregón, Washington.

El Pacific Crest Trail (PCT) o Sendero del Macizo del Pacífico es quizás el más remoto de los tres de la Triple Corona, el que discurre más lejos de la civilización.

Aunque comenzó a concebirse en los años 30 del siglo pasado, no fue completado oficialmente hasta 1993. Sus casi 4.300 kms discurren entre las fronteras de Estados Unidos con México y Canadá, atravesando el oeste del país. Se suele tardar entre 6 y 8 meses para recorrerlo por completo.

El camino se interna en su mayor parte en zonas de naturaleza protegida, como por ejemplo el Parque Nacional de Yosemite. Recorre paisajes únicos y muy diferentes como el desierto de Mohave o montañas como las de Sierra Nevada y la impresionante cordillera de las Cascadas, intentando evitar las carreteras y las zonas pobladas siempre que es posible. El punto más alto del PCT se eleva nada menos que a 4.000 metros.

El trazado es relativamente sencillo y bien señalizado (incluso se puede hacer a caballo, en gran parte) por lo que la mayor dificultad se encuentra en las enormes distancias por recorrer en algunas etapas y la ausencia de refugios.

El Pacific Crest Trail es el sendero que aparece en la película Alma Salvaje, basada en el libro de Cheryl Strayed.

Continental Divide Trail.

  • Longitud: 5000 kilómetros.
  • Estados: Nuevo Mexico, Colorado, Wyoming, Idaho, Montana.

El Continental Divide Trail (CDT) o Sendero de la Divisoria Continental es el más largo de los tres que conforman la Triple Corona, con unos 5.000 kms de longitud.

Fue designado oficialmente en 1978, pero aún está en desarrollo por lo que más o menos un 30 % del camino tiene que hacerse aún por carreteras o tramos pavimentados, sin que exista una ruta del todo definida. Es habitual hacer autostop para desplazarse de una sección a otra.

Al igual que el PCT, el Continental Divide Trail también une las fronteras estadounidenses con México y Canadá pero en este caso siguiendo la cordillera de las Montañas Rocosas, en el medio oeste del país, y cruzando algunos de los estados más despoblados.

El CDT atraviesa parajes únicos, desde montañas de más de 4.000 metros a desiertos y llanuras inmensas, y nos acerca también al mítico Parque Nacional de Yellowstone. Por el camino es posible observar ciervos, uapitís, osos o bisontes.

Es el menos transitado de los tres, apenas unos cientos de personas lo intentan cada año, y hay que emplear unos seis meses en recorrerlo.

Información y consejos para recorrer la Triple Corona del Senderismo.

Recorrer alguno de los tres senderos de la Triple Corona, o incluso los tres, es una experiencia única pero por sus características es evidente que debemos estar bien preparados. Estamos hablando de caminar miles de kilómetros durante meses, cruzando territorios muy diferentes y con condiciones climáticas cambiantes.

Veamos algunos consejos e información que hay que considerar antes de ponernos en marcha.

¿Qué equipo es necesario?

En el Sendero de los Apalaches encontraremos gran cantidad de refugios donde pasar la noche y, en general, cada pocos días se llega a alguna localidad donde nos podremos aprovisionar de comida, etc. Sin embargo, en el PCT y en el CDT no existen apenas refugios y en algunas etapas estaremos durante bastantes días lejos de la civilización. Hay que tenerlo en cuenta a la hora de planificar la logística y el material que llevaremos.

Realizar una caminata de varios meses no requiere un equipo demasiado diferente que una de varios días. Sí que es importante tener en cuenta que se atraviesan regiones climáticas diferentes a lo largo de varias estaciones. Por tanto, el tiempo puede ser muy variable así que el equipo debe ser lo más versátil posible. Lo ideal es un material de acampada, ropa, etc. válidos para 3 estaciones. Hay que considerar que el material se va desgastando (tendremos que utilizar, por ejemplo, varios pares de zapatillas) por lo que habrá que pensar cuándo y dónde podremos reponerlo.

Muchos thru-hikers se organizan de modo que van recogiendo cajas con equipamiento según van pasando por algunas poblaciones. Piden a alguien que les haga un envío de correos o llegan a un acuerdo previo con el servicio postal para que la caja con las cosas que necesitan esté en un punto determinado en una fecha concreta. Esto tiene la ventaja de no tener que cargar todo el tiempo con equipo que solo vayamos a usar a veces (como, por ejemplo, crampones). Por otro lado tiene la desventaja de que complica mucho la logística.

En las webs oficiales de los senderos (que te dejamos al final del artículo) puedes encontrar con más detalle consejos sobre lo que necesitarás llevar: material, comida, agua…

¿En qué sentido y cuándo hacer los senderos?

La mayoría de senderistas realizan los senderos en sentido de sur a norte para aprovechar así las mejores condiciones climáticas en cada momento. En ese caso, lo ideal es partir a comienzos de primavera ya que en el sur no hará tanto calor todavía y cuando alcancemos el norte ya no hará frío.

Si nos decidimos por hacerlo en sentido contrario, de norte a sur, un buen momento para empezar es en el mes de junio.

Existen algunos valientes que al completar uno de los sendero se dan la vuelta y empiezan a caminar en el sentido contrario. Es lo que se denomina «hacer un yo-yo».

¿Qué peligros puedes encontrarte?

En la Naturaleza siempre es necesario tomar precauciones y más aún cuando se trata de rutas tan largas. Aunque los senderos de la Triple Corona no son trekkings de enorme dificultad, eso no significa que no tengamos que tener cuidado.

Hay que tener en cuenta, por ejemplo, las condiciones meteorológicas. Estas pueden ser muy cambiantes en la montaña por lo que debemos llevar el equipo adecuado e informarnos de la previsión. Puede ser habitual encontrarse con nieve, viento o mucho calor. Si, por ejemplo, no tenemos experiencia suficiente o el material adecuado para cruzar una montaña nevada es mejor buscar rutas alternativas.

Los encuentros con animales peligrosos no son habituales pero tampoco hay que descartarlos por lo que tenemos que estar atentos y conocer las recomendaciones de cada lugar. En los senderos del oeste podemos toparnos, por ejemplo, con serpientes de cascabel. Quizás el mayor peligro sean los osos (negros o grizzlies) pero las confrontaciones son raras. Hay que seguir consejos como no caminar en absoluto silencio (para evitar encuentros por sorpresa) o colgar nuestra comida de una rama de árbol cuando acampemos.

También está, claro, la posibilidad de perderse o sufrir un accidente. Para evitar lo primero es ideal llevar varios métodos de navegación por si falla alguno: apps, brújula, mapas en papel… Para caso de accidente en algún sitio remoto, se aconseja llevar algún dispositivo vía satélite con el que pedir ayuda.

La filosofía Leave No Trace.

Algo está muy arraigado en el senderismo en Estados Unidos, y a lo que se da mucha importancia en los senderos de la Triple Corona, es la filosofía Leave No Trace, es decir: «No dejes rastro».

Se trata de intentar producir el menor impacto posible en el entorno y de no dejar ningún rastro de nuestro paso por la Naturaleza. Esto incluye, entre otras cosas, el respeto absoluto a la fauna y flora que nos encontremos por el camino, no crear nuevos senderos ni hacer fuego, no molestar a otros senderistas y, por supuesto, no dejar basura y desperdicios.

Naturalmente esta es una filosofía que deberíamos tener ya asumida y estar llevándola a cabo en cualquier parte.

Más información:

Para más información puedes visitar las webs oficiales de los senderos de la Triple Corona del Senderismo. Las tres son muy completas y cuentan con mapas, consejos, noticias, etc.

Otros artículos que te pueden interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *